jueves, 23 de enero de 2014

PALABRAS DE CFK A LA MILITANCIA “No permitan que nadie les robe la alegría ni la esperanza”

AddThis Social Bookmark Button
Luego del acto de lanzamiento del Plan PROGRESAR, la Presidenta le habló a los militantes presentes en Casa Rosada. "Querían crear una sensación en los argentinos y en ustedes de que yo ya no podía más".
http://www.infonews.com/advf/imagenes/2014/01/52e0556f3aa22_651x432.jpg
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner les habló a los militantes que asistieron al acto ante quienes desmintió versiones periodísticas que ponían en duda su asistencia a la Cumbre de la Celac debido a problemas de salud. "Chicos queridos, los quiero mucho, pero déjenme decirles algo: si Dios quiere el viernes salimos para Cuba para ir a la reunión de la Celac", dijo.
"Entre todas las cosas que dijeron  de por qué no venía, dijeron tambié que no iba a ir a la Celac que pedí la postergación", señaló y agregó que el pedido que hicieron algunos mandatarios, "los que estamos más al sur" se debió a que el encuentro se realizaba un fin de semana en Caracas y que el siguiente encuentro era el siguiente fin de semana en La Habana. Y el pedido fue para evitar tantas idas y vueltas. "Porque si me quedaba iban a decir que me quedaba de vacaciones en el Caribe", explicó.
Repudió aquellos que dijeron las mentiras. "No hay que enojarse con los que creen la mentira sino el que la dice", señaló. "El pecado es mentir, nunca es creer, al contrario" y aseguró que hay quienes quieren "crear una sensación de que yo ya no podía más. La verdad es que he tenido unas dificultades, pero querría ver cómo estarían muchos con las cosas que me pasaron a mi".
"Vamos a ir a la Celac donde Venezuela va a proponer el ingreso de Puerto Rico" dijo y les agradeció "el aguante, la presencia de todos ustedes acá. Yo estoy muy feliz". "Trabajo y educación para los jóvenes. Eso es lo que queremos", concluyó la mandataria.
Discurso en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos
“Chicos queridos, los quiero mucho pero déjenme decirles algo… ¿me escuchan? Déjenme decirles algo, si Dios quiere, en unos días más salimos para Cuba, para ir a la CELAC, a la reunión. Quiero decirles algo, que me olvidé de comentar, recién, en el discurso, entre todas las cosas que dijeron… déjenme un poquito, así no tengo que gritar tanto, aunque gritar me gusta, pero entre las cosas que dijeron, bueno que sé yo, de por qué no venía, decían que yo no iba a ir a la CELAC por cuestiones de salud, y que pedí la postergación, me olvidé de decirlo recién, como una de las tantas mentiras que han dicho. El problema no es yo los escuche, es que algunos cazabobos que andan por ahí se lo crean, ese es el tema. Vos te creés que si realmente todos estuvieran en sintonía y realmente pudieran distinguir las mentiras hubieran pasado las cosas que pasaron en este país. No, no hubieran pasado… pero no es tonta la gente, sino simplemente que por ahí lo creen, no, no hay que enojarse con los que creen una mentira, hay que enojarse con los que dicen mentiras, no con los que se creen las mentiras. (APLAUSOS).
Porque el pecado es mentir, el pecado nunca es creer, al contrario y dijeron… y entonces decían que la Cumbre se postergaba por la salud de Cristina. ¿Saben cuál fue la verdad? Que teníamos la reunión, un fin de semana, en Caracas y al otro fin de semana la teníamos en La Habana y los que estábamos más al Sur teníamos que viajar un fin de semana, a Caracas, volver de Caracas, porque se imaginan si me quedo en el Caribe dicen que estoy de vacaciones, en el Caribe. (RISAS Y APLAUSOS). Teníamos que volver acá y a la semana volver a irnos a La Habana. Entonces algunos mandatarios sostuvimos ya que Caracas y La Habana están a dos horas, más o menos, entre una y otra nos vamos a Caracas, primero, o al revés, pero hacemos una detrás de la otra. Y la mayoría estábamos de acuerdo, había un país, al cual le propusimos… no importa cuál, porque además tenían algunos inconvenientes, como puede tener cualquier mandatario con su agenda…
¿Pero qué plantearon? Dijeron: “No, es por la salud de Cristina”. Porque querían crear una sensación en los argentinos y en ustedes de que yo ya no podía más. Y la verdad que he tenido algunas dificultades, pero yo quisiera ver cómo estarían algunos si hubieran tenido las mismas dificultades que yo y gobernar un país, de 40 millones de argentinos. (APLAUSOS). Querría verlos… así que nada, vamos a ir a la CELAC, se van a tratar importantes temas. Venezuela va a proponer el ingreso a CELAC de Puerto Rico, de los movimientos independentistas. Recuerdo haber recibido, aquí, a una persona que ustedes conocen mucho y seguro que les encanta, el de “Calle 13”, que me vino a pedir que apoyemos el movimiento y lo vamos a hacer y tantísimos otros temas, que vamos a tratar de la realidad global latinoamericana y de este mundo tan complejo, que tenemos hoy, y de este rol que tenemos que jugar desde la América del Sur y de toda Latinoamérica y el Caribe.
Así que nada, agradecerles el aguante, agradecerles la presencia de todos ustedes acá y ahora me voy al otro patio, porque hay más gente, en el otro lado, que también me quiere ver. Yo estoy muy feliz de verlos a ustedes y quiero pedirles mucho trabajo, mucha organización, junto a la gente. No baste con ir a un barrio, o ir a algún lugar, hay que incorporar a la gente también a ese trabajo, que la gente sepa cuáles son sus derechos, sus obligaciones, que también las tiene, pero lo que tenemos que organizar – compañeros y compañeras, si me permiten que les diga- que la sociedad defienda sus derechos, sus conquistas, pero al mismo tiempo también, que se organicen en su barrio, en su lugar, para mejorar también la vida de su barrio, de su territorio pintando la casa, la escuela. Tuve anécdotas maravillosas, donde como siempre en los barrios más humildes, se dan los ejemplos más solidarios. Y vos Juan Carlos de eso sabés un montón: de trabajo solidario. Y esto que hemos incorporado hoy: el Programa PROGRESAR es un instrumento, una herramienta, un proyecto de vida, que hay que llevar a cada joven, para que cada joven vaya al  colegio, para que cada joven tenga un oficio, también van a poder ir a FINes, a un sindicato, van a poder trabajar, estudiar.
Qué consigna maravillosa, sobre todo para un miembro de mi generación- a la que él calificó, en aquel histórico discurso, del 25 de mayo del 2003- como parte de la generación diezmada. No podemos permitir nunca más palos a los pibes, al contrario a los pibes hay que ayudarlos. Y si alguno se equivoca levantarlo y ayudarlo para que se vuelva a levantar y vuelva a trabajar y a estudiar. Trabajo y educación para los jóvenes, eso es lo que queremos. Gracias, compañeros y a trabajar con todas las fuerzas de siempre, gracias, muchas gracias.
Discurso en el Patio Malvinas Argentinas
“¿Me escuchan bien? ¿Me escuchan? Más fuerte, ¿me escuchan? Bien, sé que hay muchos que están con las patas adentro de la fuente, ¿no? Bueno, es por un día, que no se enojen los que no son peronistas que nos van a criticar que andamos con las patas en la fuente otra vez. Hace calor y son los jóvenes. Quiero agradecerles a todos y a todas la presencia de todos ustedes aquí. ¡Qué bien que se escucha acá! Se escucha mejor que en el otro. ¿No escuchan bien?
Además, ya voy por el tercer discurso, debe ser la abstinencia, pero quiero decirles que verlos me hace inmensamente feliz, que ver la presencia masiva de jóvenes comprometidos de distintas orientaciones políticas, de distintas procedencias, de distintas historias, me hace, en serio, sentir una profunda esperanza por el futuro de este país.
Porque este programa que hoy lanzamos, PROGRESAR, que está dirigido fundamentalmente a los jóvenes de 18 a 24 años que no trabajan o que trabajando tienen informalidad o que no estudian y que en igual situación están sus padres, porque obviamente la familia está en igual situación, por eso salimos al rescate, al rescate de lo que fue la tragedia del neoliberalismo en toda América latina y que hoy también vemos como hace estragos en muchas partes del mundo.
Yo quiero decirles a todos ustedes que cada uno de ustedes tiene que ser un predicador, un predicador para empoderar a la sociedad de todas y cada una de las cosas que hemos logrado, de estos derechos y que además, no hay nada más maravilloso que la libertad de poder expresar nuestras ideas sin violencia, sin violencia y que nadie te dé un palo en la cabeza, pese a que hay algunos cavernícolas, algunos trogloditas que todavía subsisten.
No importa, ya a algunos ni se les reconoce la cara si quiera, así que, no se hagan problemas. Yo lo que creo es que todos ustedes tienen que tener mucha fortaleza como sé que la tienen, mucha convicción, como sé que les sobra y, además, este ideal de paz que tenemos.
Lo charlaba hace un tiempo con un viejo, para finalizar, compañero de mi generación que hoy no está acá, porque está enfermo, y yo le decía, chicos, a portarse bien, “¿Vos te acordás, fulanito de tal -porque si no se van a dar cuenta quién es- cuando nosotros marchábamos, como ustedes marchan muchas veces en las movilizaciones, en los actos, nuestros gestos, nuestros cánticos, no solamente los cánticos porque muchas veces uno puede decir cualquier cosas, pero muchas veces la gestualidad es más importante que la palabra, eran de gestos crispados, eran de gente que estaba enojada, había razones para estar enojado, es cierto, pero también había razones para estar felices porque habíamos logrado el retorno de Perón a la patria, había vuelto la democracia?”
Bueno pasaron muchas cosas, un contexto histórico que todavía algún día se saldará la discusión. Pero yo lo que veo en esta juventud, a diferencia de aquella diezmada, como le gustaba decir a él, era que esta juventud marcha como le gustaba a Arturo Jauretche, con alegría, se los ve contentos, alegres, se los ve…Lo he visto y me ha impresionado. Yo soy muy observadora y siempre analizo sociológicamente también las cosas, no solamente políticamente.
Yo nunca vi en una movilización, pese a que muchos de los que marchábamos eran parejas y demás, besarse en una movilización. Y, sin embargo, en las movilizaciones de ustedes, veo a los chicos que están de novios besarse en medio de una movilización, alegre, feliz con sus compañeras, con amor, con esperanza. Y entonces digo, hemos construido una juventud sin odios, hemos construido una juventud con amor, con amor por la política, con amor por la paz, con amor por la patria, sí, por la patria, los jóvenes, jóvenes que aman la patria.
Y, otra cosa, también, otra diferencia de época: en las movilizaciones nuestras, no se cantaba el himno nacional como lo cantan ustedes con alegría y con creación propia, con el “pogo”, esa creación maravillosa que han hecho.
Todo esto revela que estamos en otra época, en otra etapa y la verdad, que el sacrificio valió la pena, valió la pena porque hay un montón de jóvenes. Recién hablaba con una nena y le preguntaba cuántos años tenía y me decía una 14, otra 12. Y todos dirán ¡qué chiquitas! Era la época en que en aquella época se entraba en la UES, en el primer año del colegio secundario, pero se entraba con otra actitud, había otra cosa.
Por eso les digo: sigan conservando la alegría, no permitan que nadie les robe la alegría ni la esperanza. Mientras tengan alegría y esperanza, son invencibles, créanme.
¡Fuerza compañeros, por la patria, por Argentina! (APLAUSOS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario